Tema 23: La Santísima Trinidad (7 de Junio)

En el nombre del Padre (Dios), del Hijo (Jesucristo), y del Espíritu Santo… 

Ufff, esta catequesis es realmente la más difícil de entender, lo es tanto que hasta la Iglesia habla de que es un “Misterio”, el Misterio de la Santísima Trinidad.  Lo primero definamos que es un misterio: Un misterio es algo que es como es, pero no sabemos cómo. En la vida podemos encontrar muchas cosas que no entendemos,  o que son difíciles de entender. ¿Como podemos hablar con alguien que está al otro lado del mundo?, ¿Como pueden los aviones volar y los barcos navegar?. Bueno, podríamos explicarlo, por ejemplo, para hablar de la comunicaciones con teléfono móvil, yo os hablaria de unas cosas que se llaman transformadas de Fourier, multiplexación de espectro ensanchado, TDMA y otra serie de palabrejas que no entenderíamos.  Bueno, a veces entender todo de todas las cosas no es sencillo, y tampoco es útil, y nos tenemos que conformar que saber que con un teléfono podemos hablar con una persona al otro lado del mundo, y que con un barco podemos navegar y con un avión, volar.  Lo mismo con muchas de las cosas de la fe. Son dificiles de entender con nuestra razón, y por eso, a veces es mejor, verlas directamente con nuestro corazón.

La Santísima Trinidad, uno de los Misterios de la Iglesia. Cuando hablamos del Dios, de Jesucristo, del Espiritu Santo, estamos hablando de lo mismo, De UN SOLO DIOS (No son tres personas, sino que son la misma realidad). Hablar de Dios, de Jesús, del Espíritu Santo, es hablar de lo mismo. La única diferencia es simplemente que nos fijamos en algo concreto, ya que Dios es tan inmenso y grande que no lo podemos abarcar con una sola mirada y una sola palabra. Hablamos de Dios Padre, cuando nos referimos a Dios en el cielo, el que se Revela al pueblo de Israel, a Dios creador, que se va Revelando (que es cuando un misterio se va mostrando), a lo largo de la Historia. Hablamos de Jesús cuando nos fijamos en Dios hecho carne, hombre como nosotros, que nació, vivió, murió y resucitó como nosotros. Y hablamos del Espíritu Santo como esa parte de Dios que podemos ver y sentir en nosotros, en nuestro corazón, que nos acompaña, y nos da fuerza. Una naranja tiene piel, pepitas, zumo,…. y todo ello, sigue siendo una naranja. El zumo es “Naranja”. La piel es “Naranja”, las pepitas, la pulpa, también son “Naranja”.

Y por eso, como todo lo que os acabo de contar, que es imperfecto y tampoco esta bien explicado, porque para los mayores, para los sacerdotes, hasta para el “Papa”, también la Santísima Trinidad es un misterio, de todo este rollo que os he soltado, y que si habéis sido capaces de entenderlo todo,… os tenéis que quedar SOLO con una cosa: Creo en UN SOLO DIOS, Que es Padre, que es Hijo (Jesucristo) y que es Espíritu Santo, tres “personas”, pero una única naturaleza.

Aqui os lo dejo en un video 😉 

Un abrazo!!, Nos vemos mañana Domingo a las 19:30 en la sala de videoconferencia, y el próximo Domingo, 14 de Junio a las 11, donde nos veremos físcamente en la Iglesia, en la catequesis de cierre de curso. Siiiii, vamos a tener una última catequesis de curso presencial!!!, aunque sea con mascarillas y manteniendo los dos metros de distancia!!!. 

Tema 22: El Espíritu Santo

Jesús después de resucitar nos prometió que siempre estaría con nosotros y nos enviaría al Espíritu para que nos ayudase y nos diese fuerza. Aunque habían visto a Jesús resucitado, tenían miedo, y estaban encerrados. Pero un día de repente…. 

¿Y tú?. ¿Tienes miedo? ¿Necesitas alguien que te de valor, que te ayude, que te acompañe, que te de fuerza?. Ese es el Espíritu. Y con su ayuda, salimos a la calle, a anuncias la Buena Noticia, que somos cristianos, que Dios nos ama, y que quiere que hagamos felices a todos los que nos rodean!. Somos Iglesia, y hacer estas cosas no es solo de los curas, ni siquiera de los adultos. Es tarea de todos, tuya, mía, de tus hermanos y hermanas, de tus amigos,… TUYA. 

ID Y ANUNCIAD LA BUENA NOTICIA, HACED FELICES A LOS DEMÁS Y LLENAD EL MUNDO DEL AMOR DE DIOS!!!. No os quedéis encerrados, por miedos o comodidades, SALID, AYUDAD, AMAD!! y por supuesto, REZAD, para que, hablando con el Espiritu Santo, Nuestros corazones se llenen de su sabiduría, de su fuerza!.

Os dejo también un video explicando un poco más… 

Un abrazo!!, ya queda poco!!!!!.

Este Domingo 31 de Mayo, día de Pentecostes, a las 19:15 nos conectaremos en nuestra sala de reuniones “virtual”.  Os animo a completar junto con vuestros padres los ejercicios del tema 22. 

Preparándonos para la Eucaristía.

¡¡Hola familias!!

¿Qué tal estáis? Esperemos que todos sigáis bien , y ahora que ya no solo los pequeños pueden salir, los demás hayáis podido disfrutar de la calle, con los buenos días que tenemos y vosotros con vuestros padres, hermanos, familia, que ya podemos ver, pero con las medidas de seguridad, os haya hecho esto un poco más ameno.

Nos acordamos mucho de que nos dijisteis que estabais deseando hacer la primera comunión, y nosotras también queremos acompañaros y ver como disfrutáis de ese día tan importante para los cristianos, donde reafirmáis la fe en Dios, ya conscientes de ello, porque,¿cual fue el primer paso que nos hizo entrar a formar parte de la familia cristiana?… El bautismo, ¡eso es!.

Pero para poder estar mejor preparados aún para ese estupendo día, vamos a hacer trabajar a las neuronas un poquito, vamos a recordar… La Eucaristía, una parte, por no decir la más importante que vais a vivir en la primera comunión, en ella Jesús nos sigue dando su amor y nos enseña a amarnos. La Eucaristía nos lleva a amarnos todos como hermanos de una misma familia que se sienta en la misma mesa. Eso nos pasa a todos a la hora de comer con nuestras familias, el momento de la comida, es un momento donde compartimos para relacionarnos, vuestros os padres os preguntan que tal el día, cómo os ha ido en el colegio (aunque ahora ya sabemos que no se puede), pero antes de sentarnos todos a comer, ¿tenemos que hacer unos preparativos no? venga va, que lo sabéis, poner la mesa, lavarnos las manos,etc. Pues lo mismo pasa en la misa, antes de recibir el cuerpo de Dios, tenemos que hacer unos preparativos, los cuales son: la acción de gracias, el cura hace la plegaria eucarística, hacemos la oración, cantamos el santo, se pasan las ofrendas…¡¡esperar, esperar!! que a nosotras también nos falla la memoria, ¿nos ayudáis a saber el orden de los pasos?, que no queremos confundirnos en la próxima eucaristía.

-Acción de gracias: El sacerdote en una oración da gracias por estar aquí reunidos, por el pan y vino; es decir, el cuerpo y sangre de Dios.

-Plegaría eucarística: El sacerdote bendice y da gracias a Dios por todas las obras que ha hecho por nosotros y por el Don de su hijo.

-Ofrendas: Se presenta el pan y el vino, frutos de la tierra y del trabajo de los hombres.

-Consagración: En ella el sacerdote hace los mismos gestos que Jesús en la última cena, pronunciando: “tomad y comed todos de él….” y el pan y vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Dios.

-Santo: Aclamamos “Santo, Santo, Santo es el señor…” o cantamos el Santo.

-Oración: El sacerdote ora por la Iglesia, por el Papa, el Obispo… recuerda también a los que murieron . Pide que un día nos reunamos con ellos, con la Virgen, los Apóstoles, los Mártires, y con todos los Santos, para  compartir con ellos la gloria de la Resurrección.

-Aclamación: El sacerdote aclama con “Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, todo honor y toda la gloria..”

-Paz: en ella pedimos la paz y nos la damos unos a otros.

-Padre nuestro: Oramos esta oración como Jesús nos enseñó.

-Cordero de Dios: El sacerdote parte el pan consagrado y lo ofrece a todos como alimento de Vida eterna: “Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los invitados a la cena del Señor…”.

-Comunión: El sacerdote nos da el cuerpo de Cristo, diciendo “el cuerpo de Cristo” y nosotros respondemos “amén”.

Ahora que nos ha quedado más claro, aunque ya lo sabíais, vamos a colocarlos:

  1. _ _ _ _ _ _  _ _   _ _ _ _ _ _ _ 
  2. _ _ _ _ _ _ _ _
  3. _ _ _ _ _ _ _ _    _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  4. _ _ _ _ _
  5. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  6. _ _ _ _ _ _ _
  7. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  8. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
  9. _ _ _
  10. _ _ _ _ _ _ _  _ _  _ _ _ _ 
  11. _ _ _ _ _ _ _ _ 

Como habéis visto,  para poder llegar al momento de la Eucaristía, hemos tenido que prepararnos muy bien para ello, porque es el momento más importante en la misa, ya que en ella, ¿qué recordamos? la última cena, donde estuvo Jesús con sus discípulos, y por ello en la Eucaristía el sacerdote pide a Dios, que envíe el espíritu Santo sobre el pan y el vino para que sean el cuerpo y la sangre de Jesús. 

Por ello, vamos a hacer una pequeña actividad: 

Vamos a relacionar todas las cosas que hay en la última cena, con la Eucaristía:

Última cena:                                        Eucaristía:

Jesús                                                    …………………………………

Apóstoles                                            ………………………………….

Pan                                                      ………………………………….

Vino                                                   …………………………………..

Palabra de Dios                               ………………………………….

Mesa                                                  …………………………………..

Palabras: Altar, Cristianos, Patena con el pan, Sacerdote, Cáliz con el vino, Palabra del sacerdote.

Para finalizar, os presentamos un vídeo de la Eucaristía, explicado de forma muy sencilla, cosa que todos vosotros ya sabéis, pero ya que estamos hoy dando a la neuronas, vamos con un poco más.

Esperamos que os haya servido para repasar un poco, y ya sabéis que cualquier sugerencia, duda, o comentario, nos lo podéis hacer sin ningún problema, al contrario, nosotras estamos deseando escucharos para mejorar.

Un abrazo enorme Alba y Sonia.

Tema 21: ¡¡Jesucristo vive!!

Hoy empezamos con una canción que me encanta de Valivan. Nos habla de un granito de mostaza. ¿habéis visto alguna vez uno?. Es muy muy pequeñito, pero cuando se planta, muere, y crece un gran árbol que da muchos granos nuevos de mostaza,…. MUERE, Sí, desaparece. Para poder crecer como árbol debe morir como granito. Si no, es imposible que de fruto. La Muerte, un tema que a veces nos da miedo, pero Jesucristo nos enseño lo más importante: Al tercer día, después de morir, Resucitó, volvió a la vida, y se apareció muchas veces a sus discípulos, y así demostró ser más fuerte que la muerte, y lo más importante, que la muerte no es el final, sino un nuevo principio. Como el grano de trigo, o de mostaza, que cuando muere se convierte en un gran árbol, en una espiga, que da fruto. Así los cristianos tenemos la certeza que cuando muramos, naceremos a una vida nueva, distinta eso sí, junto a Dios. Cuando se va alguien querido nos ponemos tristes, porque queremos que siga estando a nuestro lado y darle besos y abrazos, pero por otro lado, también estamos alegres, porque sabemos que va a estar en un sitio mejor, junto a Dios, y desde allí, nos va a seguir cuidando y queriendo, y también, nosotros desde nuestro corazón, podemos seguir “sintiéndole” vivo y presente. A veces en catequesis os lo cuento con la metáfora de un viaje de alguien a quien queremos a un sitio lejano. Estamos tristes porque ya no está con nosotros, pero le seguimos queriendo aunque le echemos de menos, y sabemos que está allí, y que algún día nos reencontraremos con él.  

La canción de Valivan dice otra cosa muy muy importante: Nosotros somos también esas semillas, que parecen insignificantes, pero que si hacemos crecer, se van a convertir en un árbol lleno de amor, que cuide y acoja y ayude y “de cobijo a todos los que nos rodean”. Yo estoy convencido que vosotros tenéis esa semilla, y sois ese bello árbol, y es importante que lo descubráis, lo maravillosos que sois cada uno de vosotros. Yo os tengo que dar mucho las gracias, por todo lo que me habéis dado, a veces sin daros cuenta. El cariño, la sonrisa, la alegría, el hacer de que los que os rodean estén alegres y felices, sonrientes, que sientan todos cuanto les queréis, vuestros amigos. Sembrad alegría, cariño y ayuda a vuestro alrededor. Eso es lo que nos pide Dios. El muere y resucita en la cruz para darnos esas “semillas” de amor, que quiere que cada uno de nosotros haga crecer y reparta por todo el Mundo y a todo el mundo.  Este Domingo, a las 19:00 me encantaría compartir un poco esas semillas con vosotros. Os espero!. También os pediría que dejaseis vuestros comentarios sobre esta catequesis, una de las más importantes del año.

Ya nos quedan muy pocas catequesis este curso. La semana que viene hablaremos del Espíritu Santo y la Iglesia, y también un poco de vuestra tarea en ella.  El 7 de Junio, es un tema un poco “difícil”, por eso se llama “Misterio”, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.  Finalmente, el Domingo 14 de Junio con un gran encuentro, aunque sea “virtual”, o igual presencial, a ver que se puede hacer ;-).  (Puede haber cambios, ya que esta semana tendremos reunión de catequistas)  Un abrazo, aunque no os le pueda dar físicamente!

Tema 20. Jesús dio la vida por Amor (17 de Mayo)

Que mayor gesto de amor que aquel que da la vida por las personas a las que ama. Hace unas semanas, durante la semana Santa ya hablamos de este tema, por eso, esta semana simplemente os pido dos cosas:

1.- Repasad el tema junto a vuestros padres en el libro, si no lo hicisteis todavía.

2.- ¿Serias capaz de dar tu vida por amor?,… ufff que pregunta más difícil. Seguro que sí. Vuestros padres y todos los que os quieren seguro que lo harían por vosotros. Si queréis, dejadnos un comentario sobre esta dificil pregunta. 😉 

 

Tema 19.- La Eucaristía. (10 de Mayo)

Los días importantes, la familia, los amigos nos reunimos para celebrar una fiesta, y habitualmente lo hacemos sentándonos a la misma mesa: Navidad , cumpleaños, bautizos, bodas,… ¡Que es una fiesta sin una comida en familia o con amigos! Jesús, también celebraba las fiestas judías, y un día antes de morir, se sentó con sus discípulos a celebrar la Pascua, cogió el pan, lo partió, y se lo dio diciendo: “TOMAD Y COMED TODOS DE EL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO,QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS” Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo, y lo dio a sus discípulos diciendo: “TOMAD Y BEBED TODOS DE EL, PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA”. 

¿Os suenan estas palabras?, son las más importantes. Jesús da la vida porque nos quiere, y cada vez que lo recordamos, recordamos todo su amor. Pero más importante aún, Cristo se “une” a nosotros, Él mismo es un regalo, para nosotros, y quiere que nos Unamos a Él, en “COMUN-UNION” (COMUNIÓN). Que compartamos su amor, y que lo recordemos siempre. Eso lo hacemos en cada “misa” (“EN MEMORIA”, Acción de gracias). LA EUCARISTÍA. Un gran tesoro… 

Recordamos también en este vídeo el primero de los sacramentos, el Bautismo, pero fijaros especialmente cuando habla de la Eucaristía.

¿Y tú?, quieres recibir a Jesucristo en tu vida?. ¿Quieres hacer el sacramento de la Eucaristía, la Comunión muuuuchas veces?.

Os dejo también esta pequeña historia.

 

 

La Palabra de Dios

¡¡¡Buenos días familias !!!

Esperamos que sigáis todos genial y que estéis disfrutando de este día y de las salidas que nos están dejando hacer, que falta nos hacían ya😂.

Hoy vamos a ampliar un poco más la entrada del otro día. Sí, la de la Eucaristía.  El otro día hablábamos de la importancia del sacramento y de la celebración de la Eucaristía para los cristianos, y hacíamos especial mención al recuerdo de la última cena de Jesús con sus discípulos. ¿¿¿Os acordáis???.

Pero también sabemos que, durante la celebración de la Eucaristía, hay más momentos que son importantes. Hoy vamos a centrarnos en un momento que sucede casi al principio de la celebración. Este momento es cuando se lee la palabra de Dios.

Ahora mismo, a pesar de la distancia y de que no nos podemos ver, nosotras intentamos estar, aunque sea de manera virtual, cerca de vosotros a través de estas entradas. Pero no solo nosotras, seguro que vuestros amigos y familiares también os escriben y se acuerdan de vosotros e intentan estar más cerca, dentro de lo posible. Y es que hoy en día tenemos muchos recursos para hacer todo esto: whatsapp, Skype, por teléfono, por carta ( aunque ya no se utiliza mucho😅)…

Pues bien, de la misma manera, Jesús quiso hacer lo mismo con todos nosotros, para comunicarse y hacernos saber que, de alguna manera, se acordaba de nosotros. Pero Jesús no tenia todas estas redes sociales ni medios de comunicación que actualmente tenemos, por lo que buscó otras maneras de hacerlo. Al principio utilizó a los discípulos para que hablasen en su nombre, después decidieron escribirlo para dejar constancia de ello y así poder leerlo en la actualidad.  Al dejarlo escrito, nosotros lo podemos leer a través de la Biblia donde se recoge la Palabra de Dios y a través de ella recordamos todo lo que hizo y enseñó Jesús.

En la eucaristía leemos una parte de ese documento que nos dejó escrito. Leemos un relato del Antiguo Testamento, otro de las cartas de los apóstoles y otro de los evangelios. De esta manera, Jesús nos está hablando directamente a nosotros. Podemos pensar que igual son palabra que actualmente no tienen valor por estar en diferente época, pero lo mejor de todo es que sigue teniendo el mismo valor y significado, por eso podemos decir que al leer el evangelio Jesús nos sigue hablando.

Como podemos ver en el vídeo, la Biblia tiene muchos relatos de todos los estilos, pero dependiendo de cómo la escuchamos, cómo la entendemos y de qué significado le demos, estos relatos darán fruto en nosotros o no. Para entenderlo un poco mejor podemos ver este vídeo en el que se explica la parábola del sembrador.

Con este ejemplo, podemos comparar la semilla con la Palabra de Dios. Vemos que cuando la semilla cae en tierra puede dar mucho fruto, pues lo mismo nosotros, dependiendo de la actitud que tengamos ante la palabra de Dios podemos ser tierra fértil. Cuando escuchamos atentamente y creemos en lo que nos dice Jesús podemos convertirnos en un árbol lleno de frutos y sentirnos muy bien.

Esperamos que os estén gustando las entradas y ya sabéis que podéis hacernos cualquier pregunta o sugerencia.

¡¡¡Ya queda menos chicos!!! Mucho ánimo.

Sonia y Alba.

Tema 18: Jesús pasa haciendo el Bien (3 de Mayo)

Y tú, ¿para que utilizas “tu poder”?. En el video y en catequesis hemos visto muchas veces que Jesús viene al Mundo y pasa haciendo el bien a todos los que nos rodean. Quiere que no haya nadie triste, que estemos todos felices. ¿Eres feliz?. ¿Quieres que todos las personas a las que queremos sean felices y estén alegres y contentas?. Nosotros igual no podemos hacer “milagros”, como Jesús, pero seguro que lo que si podemos es hacer felices a todas las personas que nos rodean. En la pág 108 del libro, nos hablan de todas las personas buenas que hacen nuestra vida un poco mejor. Por qué: Por que nos tratan bien y son cariñosas con nosotros, porque ayudan de forma “gratuita”, sin pedir nada a cambio. Porque son alegres con todo el mundo, porque comparte su dinero y sus cosas con los demás, porque son responsables y hacen bien su trabajo, porque hacen favores,…. ¿Conocéis vosotros a alguien?, ponedle nombre, o nombres a esas personas, o al menos “caras”. Quizá estos días a las 20:00 muchos salgáis a aplaudir. ¿Por qué lo hacéis?. Quizá como homenaje a todas esas personas que esta haciendo lo posible para que este “coronavirus”, para que esta situación sea lo mejor posible: Los sanitarios que con una sonrisa cuidan a los enfermos, por aquellos que ayudan y acompañan, por todos los que hacen que el mundo sea un poco mejor. No aplaudimos a aquellos egoístas, o que trabajan por interés propio, aplaudimos a todos los que pasan haciendo el bien.

¿Quieres también que te aplaudamos a ti?. Pues al igual que la gente que miraba a Jesús se quedaba admirada y decidía seguirlo, haciendo el bien a los demás, ahora te toca a tí hacer lo mismo. Que todos los que estén a tu alrededor, se queden mirando asombrados, lo bien que te portas, lo bueno que eres haciendo felices a los demás, no siendo egoísta, siendo responsable, compartiendo, queriendo y amando a todos,…  Te animo a que completes los ejercicios de la página 110, (Si os acompañan vuestros padres en la pagina 112 tienen  un poco de “ayuda”).

El Domingo 3 de Mayo, probablemente en torno a las 18:30-19:00, nos uniremos por la tarde en videoconferencia, (Esta vez usaremos ZOOM) un rato para compartir un poco este tema. Os animamos ha hacer un dibujo de Jesucristo o un póster y compartirle aquí con la siguiente frase: “Gracias, Jesús, por tu amor”. 

Aqui os dejo, un video de superlibro, por si alguno se anima a verle. Ponedle en grande. (si estais en ordenador pulsad la tecla “f” y se os pondrá en pantalla completa). El Domingo nos vemos!!, un abrazo!

 

 

Tema 17: ¡VEN y SÍGUEME” (26 Abril)


A Jesús le seguían muchísimas personas fuese donde fuese. Pero algunos de ellos eran especiales. Os invito a que saquéis el libro de catequesis, y en la página 102, dibujéis y pongáis el nombre de vuestros amigos, y respondáis que os gusta hacer con ellos. O si lo preferís, cojáis un folio en blanco y dibújate con tus amigos, haciendo lo que mas os guste. (Envíanos en un comentario la foto del dibujo, queremos compartirla!). Estoy seguro que les echáis de menos, estos días de cuarentena, es lo que más echamos en falta, a todas las personas que queremos y no tenemos cerca. Jesús invitó a muchas personas a ser sus amigos, a acompañarle y a seguirle, Algunos le dijeron que sí,… otros,…. pues tuvieron miedo y no quisieron hacerlo.  Vamos a verlo: 

¿Y tú?, que le respondes. También a ti te llama hoy y te dice: ¿Quieres seguirme?. ¿Que le respondes?. Pero qué significa eso de segur a Jesús. 

Las personas que seguimos a Jesús, sus discipulos,,….. 

  • Queremos vivir como amigos suyos.
  • Ayudamos a todos, sobre todo a los más pobres.
  • Entregamos la vida como él la entregó,… (ufff, qué difícil)
  • Amamos a Dios y a los hombres como él los amó
  • Somos elegidos por él
  • Decimos sí a su llamada.

¿ Qué respondes?

La Eucaristía

¡¡¡Buenos días familias!!!

Aunque actualmente todos los días nos parecen iguales estando en casa, seguro que si nos ponemos a pensar nos podemos dar cuenta que NO todos son iguales. Bien sea porque de lunes a viernes hacéis las tareas del cole mientras los fines de semana descansáis, o porque un día celebráis el cumple de alguno de vosotros, o bien porque un día hacéis algo que os gusta especialmente. Ahora no podemos, pero estamos seguras de que antes de la cuarentena cuando había algún día especial de celebración os reuníais con la familia entera, se preparaba una comida especial, había postres especiales que otros días no comías… Pensad un poco en ello (es buen momento para recordar con nuestras familias esos días tan especiales😉)

Vamos a dar marcha atrás en el tiempo y vamos a pensar lo que hacíamos un día normal y lo que hacíamos un Domingo. ¿En qué se pueden diferenciar? ¿Qué cosas hacíamos un día entre semana y qué hacíamos los Domingos?…

Ya sabemos que el Domingo no hay cole, pero… no es eso. Seguid pensando…

Venga una pista, tiene que ver con lo que hemos celebrado la semana pasada.

Seguro que ya lo sabéis, el domingo es especial porque un día como ese fue cuando resucitó Jesús y esto es muy importante para nosotros los cristianos. Por eso mismo, como es un día especial, lo que hacemos los cristianos, como las familias, es reunirnos para celebrar que Jesús ha resucitado, nos quiere y está con nosotros. Por eso, todos los domingos nos reunimos en la Iglesia y celebramos una comida especial, La EUCARISTÍA. En esta comida tan especial también recordamos otros momentos, pero uno de los más importantes es la última cena de Jesús.

Anteriormente en catequesis habíamos hablado de porque era tan importante el sacramento de la Eucaristía (o primera comunión), pero vamos a hacer un poco de memoria.

Y es que a través de este sacramento recibimos, al igual que hizo con sus amigos los apóstoles en la última cena, el cuerpo de Jesús, y como bien dice en el vídeo es un alimento que nos ayuda a conseguir la fuerza necesaria para seguir en esta “carrera” de la vida cristiana.

Actualmente muchos celebran la Primera Comunión por obligación o por los regalos, pero, este sacramento nos ofrece un regalo mucho más importante que todos los materiales que nos puedan dar, y ese regalo es la amistad con Jesús. Vamos a la Eucaristía porque vamos a celebrar nuestra amistad con Jesús y porque él nos ha invitado a celebrar que vive resucitado, que ha dado su vida por nosotros.

¿Quién de nosotros, cuando un amigo nos invita a una fiesta o cumpleaños, no vamos? Pues con la invitación de Jesús es parecido, al ser nuestro amigo, cuando vamos a la Eucaristía estamos mostrando nuestra amistad con él.

Ahora lo de ir a la Iglesia está complicado, pero lo podemos celebrar en casa de diferentes maneras: podemos leer el evangelio del día, podemos dar las gracias, podemos hacer unas peticiones, nos damos la paz… Echad a volar esa imaginación que tenéis. 

Y recordad que ya queda menos, esperamos que estéis todos muy bien y esperamos veros muy pronto a todos vosotros.

¡¡MUCHO ÁNIMO!!

Sonia y Alba