Preparándonos para la Eucaristía.

¡¡Hola familias!!

¿Qué tal estáis? Esperemos que todos sigáis bien , y ahora que ya no solo los pequeños pueden salir, los demás hayáis podido disfrutar de la calle, con los buenos días que tenemos y vosotros con vuestros padres, hermanos, familia, que ya podemos ver, pero con las medidas de seguridad, os haya hecho esto un poco más ameno.

Nos acordamos mucho de que nos dijisteis que estabais deseando hacer la primera comunión, y nosotras también queremos acompañaros y ver como disfrutáis de ese día tan importante para los cristianos, donde reafirmáis la fe en Dios, ya conscientes de ello, porque,¿cual fue el primer paso que nos hizo entrar a formar parte de la familia cristiana?… El bautismo, ¡eso es!.

Pero para poder estar mejor preparados aún para ese estupendo día, vamos a hacer trabajar a las neuronas un poquito, vamos a recordar… La Eucaristía, una parte, por no decir la más importante que vais a vivir en la primera comunión, en ella Jesús nos sigue dando su amor y nos enseña a amarnos. La Eucaristía nos lleva a amarnos todos como hermanos de una misma familia que se sienta en la misma mesa. Eso nos pasa a todos a la hora de comer con nuestras familias, el momento de la comida, es un momento donde compartimos para relacionarnos, vuestros os padres os preguntan que tal el día, cómo os ha ido en el colegio (aunque ahora ya sabemos que no se puede), pero antes de sentarnos todos a comer, ¿tenemos que hacer unos preparativos no? venga va, que lo sabéis, poner la mesa, lavarnos las manos,etc. Pues lo mismo pasa en la misa, antes de recibir el cuerpo de Dios, tenemos que hacer unos preparativos, los cuales son: la acción de gracias, el cura hace la plegaria eucarística, hacemos la oración, cantamos el santo, se pasan las ofrendas…¡¡esperar, esperar!! que a nosotras también nos falla la memoria, ¿nos ayudáis a saber el orden de los pasos?, que no queremos confundirnos en la próxima eucaristía.

-Acción de gracias: El sacerdote en una oración da gracias por estar aquí reunidos, por el pan y vino; es decir, el cuerpo y sangre de Dios.

-Plegaría eucarística: El sacerdote bendice y da gracias a Dios por todas las obras que ha hecho por nosotros y por el Don de su hijo.

-Ofrendas: Se presenta el pan y el vino, frutos de la tierra y del trabajo de los hombres.

-Consagración: En ella el sacerdote hace los mismos gestos que Jesús en la última cena, pronunciando: “tomad y comed todos de él….” y el pan y vino se transforman en el cuerpo y la sangre de Dios.

-Santo: Aclamamos “Santo, Santo, Santo es el señor…” o cantamos el Santo.

-Oración: El sacerdote ora por la Iglesia, por el Papa, el Obispo… recuerda también a los que murieron . Pide que un día nos reunamos con ellos, con la Virgen, los Apóstoles, los Mártires, y con todos los Santos, para  compartir con ellos la gloria de la Resurrección.

-Aclamación: El sacerdote aclama con “Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, todo honor y toda la gloria..”

-Paz: en ella pedimos la paz y nos la damos unos a otros.

-Padre nuestro: Oramos esta oración como Jesús nos enseñó.

-Cordero de Dios: El sacerdote parte el pan consagrado y lo ofrece a todos como alimento de Vida eterna: “Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los invitados a la cena del Señor…”.

-Comunión: El sacerdote nos da el cuerpo de Cristo, diciendo “el cuerpo de Cristo” y nosotros respondemos “amén”.

Ahora que nos ha quedado más claro, aunque ya lo sabíais, vamos a colocarlos:

  1. _ _ _ _ _ _  _ _   _ _ _ _ _ _ _ 
  2. _ _ _ _ _ _ _ _
  3. _ _ _ _ _ _ _ _    _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  4. _ _ _ _ _
  5. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  6. _ _ _ _ _ _ _
  7. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _
  8. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
  9. _ _ _
  10. _ _ _ _ _ _ _  _ _  _ _ _ _ 
  11. _ _ _ _ _ _ _ _ 

Como habéis visto,  para poder llegar al momento de la Eucaristía, hemos tenido que prepararnos muy bien para ello, porque es el momento más importante en la misa, ya que en ella, ¿qué recordamos? la última cena, donde estuvo Jesús con sus discípulos, y por ello en la Eucaristía el sacerdote pide a Dios, que envíe el espíritu Santo sobre el pan y el vino para que sean el cuerpo y la sangre de Jesús. 

Por ello, vamos a hacer una pequeña actividad: 

Vamos a relacionar todas las cosas que hay en la última cena, con la Eucaristía:

Última cena:                                        Eucaristía:

Jesús                                                    …………………………………

Apóstoles                                            ………………………………….

Pan                                                      ………………………………….

Vino                                                   …………………………………..

Palabra de Dios                               ………………………………….

Mesa                                                  …………………………………..

Palabras: Altar, Cristianos, Patena con el pan, Sacerdote, Cáliz con el vino, Palabra del sacerdote.

Para finalizar, os presentamos un vídeo de la Eucaristía, explicado de forma muy sencilla, cosa que todos vosotros ya sabéis, pero ya que estamos hoy dando a la neuronas, vamos con un poco más.

Esperamos que os haya servido para repasar un poco, y ya sabéis que cualquier sugerencia, duda, o comentario, nos lo podéis hacer sin ningún problema, al contrario, nosotras estamos deseando escucharos para mejorar.

Un abrazo enorme Alba y Sonia.

La Palabra de Dios

¡¡¡Buenos días familias !!!

Esperamos que sigáis todos genial y que estéis disfrutando de este día y de las salidas que nos están dejando hacer, que falta nos hacían ya😂.

Hoy vamos a ampliar un poco más la entrada del otro día. Sí, la de la Eucaristía.  El otro día hablábamos de la importancia del sacramento y de la celebración de la Eucaristía para los cristianos, y hacíamos especial mención al recuerdo de la última cena de Jesús con sus discípulos. ¿¿¿Os acordáis???.

Pero también sabemos que, durante la celebración de la Eucaristía, hay más momentos que son importantes. Hoy vamos a centrarnos en un momento que sucede casi al principio de la celebración. Este momento es cuando se lee la palabra de Dios.

Ahora mismo, a pesar de la distancia y de que no nos podemos ver, nosotras intentamos estar, aunque sea de manera virtual, cerca de vosotros a través de estas entradas. Pero no solo nosotras, seguro que vuestros amigos y familiares también os escriben y se acuerdan de vosotros e intentan estar más cerca, dentro de lo posible. Y es que hoy en día tenemos muchos recursos para hacer todo esto: whatsapp, Skype, por teléfono, por carta ( aunque ya no se utiliza mucho😅)…

Pues bien, de la misma manera, Jesús quiso hacer lo mismo con todos nosotros, para comunicarse y hacernos saber que, de alguna manera, se acordaba de nosotros. Pero Jesús no tenia todas estas redes sociales ni medios de comunicación que actualmente tenemos, por lo que buscó otras maneras de hacerlo. Al principio utilizó a los discípulos para que hablasen en su nombre, después decidieron escribirlo para dejar constancia de ello y así poder leerlo en la actualidad.  Al dejarlo escrito, nosotros lo podemos leer a través de la Biblia donde se recoge la Palabra de Dios y a través de ella recordamos todo lo que hizo y enseñó Jesús.

En la eucaristía leemos una parte de ese documento que nos dejó escrito. Leemos un relato del Antiguo Testamento, otro de las cartas de los apóstoles y otro de los evangelios. De esta manera, Jesús nos está hablando directamente a nosotros. Podemos pensar que igual son palabra que actualmente no tienen valor por estar en diferente época, pero lo mejor de todo es que sigue teniendo el mismo valor y significado, por eso podemos decir que al leer el evangelio Jesús nos sigue hablando.

Como podemos ver en el vídeo, la Biblia tiene muchos relatos de todos los estilos, pero dependiendo de cómo la escuchamos, cómo la entendemos y de qué significado le demos, estos relatos darán fruto en nosotros o no. Para entenderlo un poco mejor podemos ver este vídeo en el que se explica la parábola del sembrador.

Con este ejemplo, podemos comparar la semilla con la Palabra de Dios. Vemos que cuando la semilla cae en tierra puede dar mucho fruto, pues lo mismo nosotros, dependiendo de la actitud que tengamos ante la palabra de Dios podemos ser tierra fértil. Cuando escuchamos atentamente y creemos en lo que nos dice Jesús podemos convertirnos en un árbol lleno de frutos y sentirnos muy bien.

Esperamos que os estén gustando las entradas y ya sabéis que podéis hacernos cualquier pregunta o sugerencia.

¡¡¡Ya queda menos chicos!!! Mucho ánimo.

Sonia y Alba.

La Eucaristía

¡¡¡Buenos días familias!!!

Aunque actualmente todos los días nos parecen iguales estando en casa, seguro que si nos ponemos a pensar nos podemos dar cuenta que NO todos son iguales. Bien sea porque de lunes a viernes hacéis las tareas del cole mientras los fines de semana descansáis, o porque un día celebráis el cumple de alguno de vosotros, o bien porque un día hacéis algo que os gusta especialmente. Ahora no podemos, pero estamos seguras de que antes de la cuarentena cuando había algún día especial de celebración os reuníais con la familia entera, se preparaba una comida especial, había postres especiales que otros días no comías… Pensad un poco en ello (es buen momento para recordar con nuestras familias esos días tan especiales😉)

Vamos a dar marcha atrás en el tiempo y vamos a pensar lo que hacíamos un día normal y lo que hacíamos un Domingo. ¿En qué se pueden diferenciar? ¿Qué cosas hacíamos un día entre semana y qué hacíamos los Domingos?…

Ya sabemos que el Domingo no hay cole, pero… no es eso. Seguid pensando…

Venga una pista, tiene que ver con lo que hemos celebrado la semana pasada.

Seguro que ya lo sabéis, el domingo es especial porque un día como ese fue cuando resucitó Jesús y esto es muy importante para nosotros los cristianos. Por eso mismo, como es un día especial, lo que hacemos los cristianos, como las familias, es reunirnos para celebrar que Jesús ha resucitado, nos quiere y está con nosotros. Por eso, todos los domingos nos reunimos en la Iglesia y celebramos una comida especial, La EUCARISTÍA. En esta comida tan especial también recordamos otros momentos, pero uno de los más importantes es la última cena de Jesús.

Anteriormente en catequesis habíamos hablado de porque era tan importante el sacramento de la Eucaristía (o primera comunión), pero vamos a hacer un poco de memoria.

Y es que a través de este sacramento recibimos, al igual que hizo con sus amigos los apóstoles en la última cena, el cuerpo de Jesús, y como bien dice en el vídeo es un alimento que nos ayuda a conseguir la fuerza necesaria para seguir en esta “carrera” de la vida cristiana.

Actualmente muchos celebran la Primera Comunión por obligación o por los regalos, pero, este sacramento nos ofrece un regalo mucho más importante que todos los materiales que nos puedan dar, y ese regalo es la amistad con Jesús. Vamos a la Eucaristía porque vamos a celebrar nuestra amistad con Jesús y porque él nos ha invitado a celebrar que vive resucitado, que ha dado su vida por nosotros.

¿Quién de nosotros, cuando un amigo nos invita a una fiesta o cumpleaños, no vamos? Pues con la invitación de Jesús es parecido, al ser nuestro amigo, cuando vamos a la Eucaristía estamos mostrando nuestra amistad con él.

Ahora lo de ir a la Iglesia está complicado, pero lo podemos celebrar en casa de diferentes maneras: podemos leer el evangelio del día, podemos dar las gracias, podemos hacer unas peticiones, nos damos la paz… Echad a volar esa imaginación que tenéis. 

Y recordad que ya queda menos, esperamos que estéis todos muy bien y esperamos veros muy pronto a todos vosotros.

¡¡MUCHO ÁNIMO!!

Sonia y Alba

¡¡Cristo Vive, Ha Resucitado!!

Sssss. Esto es un secreto, que aún es sábado!. Os lo cuento a nosotros porque no puedo dejar que estés tristes o tengáis miedo.  Jesucristo murió ayer viernes,  crucificado, y como se hacía tarde, no pudieron preparar el cuerpo y le dejaron en el sepulcro, muerto. Pero Dios, no quiere eso,  No quiere que estemos tristes, ni tengamos miedo. Estos días, estamos rodeando de un virus que está enfermando a muchas personas, y muchas están falleciendo, cómo Jesús cuando murió en la cruz. A esas personas, sus seres queridos tampoco han podido despedirse, como pasó con Jesús,… Pero…..   sabéis, esto no son malas noticias, porque Jesucristo tenia un “secreto” que quería compartir con nosotros, y por eso os escribo hoy sábado. El domingo cuando las mujeres se acercaron para “preparar” a Jesús para el entierro, se encontraron que,….. ¡¡HA RESUCITADO!! .

¿Sabéis lo que es resucitar?. Resucitar es volver a vivir!. Jesús ha vuelto a la vida para contarnos que la muerte no es el final, sino un nuevo principio, como por ejemplo como “cambiamos de colegio” o ciudad, aunque sea un mal ejemplo. Nos quedamos tristes porque ya no vamos a volver a ver a nuestros amigos del mismo modo, y nuestros amigos también se quedan tristes porque ya no estamos con ellos. Seguro que tenemos miedo, y no queremos marcharnos, y queremos seguir con nuestros amigos. Pero Jesús cuando resucita, nos lo cuenta. Nos dice lo más importante, y que muchas veces os remito. “NO TENGÁIS MIEDO”, nos pide que confiemos en Él, que nos fiemos y dejemos nuestra vida en sus manos, que Él nos cuidará, nos acompañará, nos dará fuerza, por una razón muy sencilla: Porque Nos Quiere Infinitamente. Un ejemplo podría ser en nuestro caso, cómo nos quieren, nos cuidan, nuestros padres.  Jesús nos promete que la muerte no es el final, sino es el principio de la VIDA, una vida llena de su amor, en la que volveremos a estar todos juntos, junto al Padre. Por eso, esta noche, sábado santo, encendemos esa luz, que nos ilumina, esa llama que nos acompaña en los momentos más importantes de nuestra vida. Esta noche se encenderá por primera vez el Cirio Pascual que acompañará las Primeras Comuniones de este año, cuando podamos hacerlas y disfrutarlas juntos, para sentir esa luz y amor. Ese cirio acompañará también a los bautizados, que vienen a la vida, y también en los funerales, para despedir y acompañar hacia el Padre a nuestros seres queridos que se acerquen a acompañar a Jesús en su Resurrección. Los cristianos lo tenemos claro .

Aquí os dejo, unos vídeos y unas celebraciones por si queréis compartirlas en familia 

https://www.youtube.com/watch?v=KvcNAZ2XcX4

Jueves y Viernes Santo

Os proponemos una Semana Santa muy especial. En Familia. Otros años estos días en la parroquia hemos tenido distintas celebraciones, distintos momentos para acompañar a Jesús en el camino a la cruz. Este año lo haremos #DesdeCasa. El Domingo de Ramos, recordamos un momento bonito, cuando Jesús es recibido a su entrada en Jerusalen como Rey. Pero han pasado cuatro días y todo cambia. Jesús habla que los ricos deben compartir y repartir. Jesús se enfada en el templo cuando ve que lo más importante es el dinero, el resto no importa. Esta Semana Santa, sin poder salir a la calle, en casa, luchando contra ese virus, viviendo momentos difíciles, nos ayuda a recordar que es lo realmente más importante

. En Jueves Santo, Jesús se reúne con sus discípulos a celebrar la Pascua, como todos los judíos, celebra que Dios vio que su pueblo vivía como esclavo en Egipto y envía a Moisés a liberarlo. Pero después de liberarlos, aún queda un largo y duro camino por el desierto. Jesús celebra una “Pascua Renovada”, durante esa cena, que recordamos cada vez que celebramos la Eucaristía Jesús nos deja alguno de los regalos más importantes. Lo primero: Jesús nos invita a “ser servidores” , a lavar los pies a todos los que nos rodean. Ese es un gesto de amor. Vuestros padres os cuidan, os acompañan, os quieren. Jesús nos dice que debemos querer no solo a los que están con nosotros, sino a todo ser humano, sea cercano o lejano. Quererles, ayudarles, rezar por ellos, en definitiva, construir entre todos un mundo donde la solidaridad destierre al egoísmo, donde el bien venza al mal, donde el YO deje hueco para el NOSOTROS. En esta crisis, cuantas personas, cuantos médicos, enfermeras, sanitarios están dando la vida para curarnos. Hace unos días me comentaban que una “niña” de las que que hace unos años estaba en catequesis, y que ahora es enfermera, se había ofrecido como “voluntaria” para atender y cuidar a los enfermos por COVID. ¿Por ganar más dinero?,… NO!!! Porque consideraba que es su modo de ayudar, de hacer que el mundo sea mejor, de “Lavar” esos pies, como Jesús lava los de sus discípulos el día de Jueves Santo. A Jesús al acabar la cena, le esperaban a la puerta, traicionándolo. Ya sabe que su camino es la cruz, morir por nosotros. Pero antes se retira a orar. No está solo. La mayor parte de sus amigos tiene miedo y sale corriendo, solo se queda Juan, su madre  María, la hermana de su madre y María Magdalena. En el camino a la cruz muchos le escupen, le insultan. Se encuentra solo. Pero también aparece gente que le ayuda, incluso a cargar su cruz (Simon de Cirene). 

Hoy nos toca a nosotros acompañar a Jesús en este camino a la cruz, en primer lugar el Jueves Santo, por la tarde, recordando la última cena, y acompañándole por la noche en su Oración en el huerto de los Olivos.  

Aquí os dejo para los que queráis celebrarlo en familia, una pequeña celebración para hacer todos juntos. Os invito a buscar un momento, y hacerlo. Es un modo de hacer presentes aquellos momentos. 

Y aquí os dejo también el vídeo recordando la última cena. 

Este Jueves Santo, también nos piden otra cosa, y yo os la traslado a todos vosotros. Queremos llevar el amor de Jesús a todo el mundo, y no solo a los que nos rodean. PROPUESTA: ENVÍANOS UNA FOTO, VÍDEO, MANUALIDAD O DIBUJO RECOGIENDO CÓMO PUEDES TÚ LLEVAR ESE AMOR DE JESÚS A TODOS LOS QUE ESTÁN A TU ALREDEDOR O LEJOS.

Para los Padres: Un poco más abajo tenéis una reflexión y propuesta de Cáritas para celebrar este día. El lenguaje es un poco más de “mayores”, os pediríamos que lo leyeseis y compartieseis con vuestros hijos la idea del “amor fraterno” y el gesto de la vela en la cena del jueves. 

Viernes Santo: 



No dejemos a Jesús Sólo en el camino a la cruz. Aqui os dejamos una celebración que podéis hacer en familia. 


Y también un vídeo recordando aquellos momentos: 

Y también una canción, para acompañar el momento de adoración a la cruz:

PROPUESTA: Acompañad a Jesús en la cruz. Haced un Dibujo, manualidad, video, foto,… y compartidlo 

Estad Atentos!!! Que Jesús ha muerto en la cruz, pero esto no es el final, es el Principio. Estad atentos nos prepararemos para celebrar el sábado la Vigilia Pascual, publicaremos una nueva entrada con las propuestas para el sábado y Domingo. Un abrazo a todos!     

 

PARA LOS PADRES Y POSTCOMUNIÓN

Cada jueves Santo hacemos memoria agradecida de la Última Cena de Jesús con sus discípulos y de todo lo que pasó en el marco de la misma: la institución de la Eucaristía, el mandato del amor… Jesús nos invita a sentarnos a su mesa, a compartir el pan y la vida, a aprender la lección del servicio. En el momento actual, este servicio lo tenemos que centrar, especialmente, en los enfermos por el coronavirus y en sus familias; también, por supuesto, en las personas en situación de vulnerabilidad y
exclusión social. Gracias a Dios, esta fraternidad está manifestándose ya en múltiples gestos solidarios y de cuidados que apuntan hacia la Pascua, pues el amor alumbra nuestra esperanza.


En estos días tan duros necesitamos potenciar actitudes y valores:
 Mirada atenta para descubrir la necesidad del otro, comenzando por aquellos con quienes comparto el hogar y el confinamiento.
 Humildad para reconocer la propia vulnerabilidad y acoger el cariño y la
cercanía del otro.
 Ayuda mutua. Es la hora de una fraternidad inteligente, ejemplar y creativa para superar el individualismo y descubrir que nos necesitamos todos.
 Compasión. Sentir con el otro y estar al lado compartiendo desalientos y
esperanzas.
 Responsabilidad para cuidarse y cuidar al otro, asumiendo las consecuencias de las propias acciones.
 Gratuidad. Amar es dar, es dar-se, ofrecer lo que soy y tengo, aunque parezca insignificante.
 Acompañar como expresión del amor hecho servicio generoso, entregado y cercano.
 Orar contemplando a Cristo en su Cruz y mirando con ternura a todos los que sufren.
 Esperanza, la que viene de Cristo resucitado, una esperanza que ilusiona y abre al futuro porque con la Pascua llegan días de salvación y alegría.

Desde Cáritas nos proponen un gesto para el día de Jueves Santo. Se trata de encender una vela en el momento de compartir la cena, acompañado de una oración-bendición.
Con este gesto queremos unirnos a Jesús en su Última Cena y a todos por los que Él se entrega. En un día donde se nos pide “aislarnos”, cuando solo hemos podido celebrar la Eucaristía de manera virtual, nos sentimos, si cabe, más unidos entre nosotros, más en común-unión con todos y con toda la humanidad que sufre, iluminando, de esta manera, la Pascua que esperamos.

Oración
Gracias Señor, porque nos amaste hasta el final, hasta el extremo que se puede amar: dar la vida por otro.
Gracias Señor, porque en la última cena partiste tu pan y vino, para saciar nuestra hambre y nuestra sed…
Gracias Señor, porque en la Eucaristía nos haces UNO contigo, nos unes a tu vida, en la medida en que estamos dispuestos a entregar la nuestra…
Gracias Señor, porque en el pan y el vino nos entregas tu vida y nos llenas  de tu presencia.
Gracias Señor, porque quisiste celebrar tu entrega, en torno a una mesa con tus amigos, para que fuesen una comunidad de amor.
Bendice nuestra cena, Señor; bendice a nuestros hermanos más frágiles y enfermos con quienes hoy nos sentimos especialmente unidos; que la fraternidad alumbre para ellos la esperanza. AMEN.

Coronavirus archivos - Obispado Segorbe-Castellón

 

Recapitulemos…

¡Hola familia! Espero que todo os encontréis bien, eso lo primero. Lo segundo, vamos a hacer un poco de memoria, mm…. ¿os acordáis lo que estuvimos viendo el último día de catequesis?, os ayudamos no os preocupéis. 

¿Os acordáis lo que era la reconciliación? seguramente ahora que estamos todos juntos en casa, habrá algún que otro rocecillo, pero eso nos pasa a todos incluso a nosotras, ya sabemos que la convivencia a veces tiene sus cosas, pero lo importante es darse cuenta de que podemos hacer cosas mal, y pedir perdón por ello, pero de verdad, de corazón. Como Jesús, nos perdona cada vez que discutimos con nuestros hermanos, o no hacemos caso a nuestros padres, o muchas cosas más, porque el sabe que los queremos, que lo hacemos sin darnos cuenta. Por ello, a parte de pedir perdón a las personas que tenemos más cerca, también tenemos que pedir perdón a Jesús, por todas las cosas que pueden entristecerle. La parte más importante de todo es arrepentirnos de corazón, saber lo que hemos hecho mal y querer cambiarlo. Lo segundo, sería como ya hemos dicho, pedir perdón y esto es muy fácil hacerlo con nuestros padres o hermanos ya que vivimos con ellos, pero, ¿cómo lo haríamos para pedir perdón a Jesús? muy fácil , tenemos en nuestras manos, el sacramento de la penitencia, pero, ¿que es esto? es una opción que nos ha dado Jesús para que él nos perdone nuestros pecados, pero como no le podemos ver, lo hará el sacerdote en su nombre. 

A continuación, os ponemos una imagen que es una forma más visual, para que podáis ver más fácilmente los pasos que tenemos que seguir. 

Un ejemplo que nos dejo Jesús para poder entender mejor que es la reconciliación es la parábola del hija pródigo, ¡a que os suena!, pues si, es la que estuvimos viendo hace unas semanas. A continuación, os ponemos un fragmento en el cual se puede ver esta parábola, para poder refrescarnos la mente.

 

Ahora después de todo esto, os vamos a poner a prueba, ¿conocéis el kahoot?. Es una plataforma totalmente gratuita, donde se hacen preguntas  y hay que escoger la correcta, todo ello con un tiempo límite, y gana el que conteste bien y sea más rápido. A que suena bien, pues… ¡a por ello chicos!, mucha suerte y a divertirse que es lo que cuenta.

Ah,por cierto, no vale enfadarse, que es un momento en familia para divertirnos todos.

Os ponemos el enlace de la página: https://kahoot.it/challenge/0895405?challenge-id=97667288-bd41-4041-9720-b89c1e3c73c8_1585913357422

Pero si no os va bien, os tenéis que meter en : https://kahoot.it/ y tenéis que meter el siguiente código: 0895405.

Para finalizar, os dejamos una serie de dinámicas para que entre todos podáis hacerlas, pasar un buen rato y recordarlo de una forma más amena.

Aquí las tenéis:

 El cargamontes

El penitente se sienta en medio de la rueda de los jugadores con los ojos vendados. Se le hace tocar el objeto con un solo dedo. Si no adivina qué objeto es, se le coloca encima otro objeto y luego otro, hasta que acierte. Así, alguno ¡podrá cargar montones de objetos sobre su dedo!

 El abogado

Se pide al castigado que hable como defensor de una causa, que se busca entre los jugadores. Por ejemplo: que defienda al gato que se comió la salchicha, a la señora que se subió al bus sin pagar, a fulano que rompió el florero.

Adivina quién es

El castigado debe adivinar quién le tocó la punta de la nariz con un dedo, estando vendado.

(El mismo que lo venda lo toca varias veces la nariz).

También se le puede decir que al tacto puede adivinar, entonces estirará los brazos a coger a la persona y quien le ha tocado es el que lo vendó y está detrás de él.

 El zoológico

El castigado va pasando delante de cada jugador y le pregunta cuál es el animal favorito. Tan pronto tenga respuesta, debe imitar en alguna forma al animal que le han nombrado.

El espejo

El castigado debe repetir los gestos y movimientos del que castiga, colocado al frente. Así, si el otro mueve la mano derecha, él mueve la izquierda; vuelve la cabeza a la izquierda, cuando el otro la vuelve a la derecha.

Esperamos que os hayáis entretenido un rato, y con todo lo anterior hayáis podido hacer un poco de memoria de todo lo que hemos visto en catequesis los últimos días. 

Podéis hacernos cualquier sugerencia o pregunta sobre cualquier tema, nos vemos pronto.

¡Mucho animo chicos, que ya queda menos!.

Y muchos besos, que las dos nos acordamos mucho de vosotros

Alba y Sonia.

 

Preparamos nuestra primera comunión desde casa.

Buenos días familias.

Como ya sabéis, nos encontramos en un momento muy delicado y excepcional, pero eso no nos impide seguir con nuestro cometido. Este año vais a hacer la primera comunión y desde la parroquia queremos ayudaros. A través de este grupo iremos subiendo cosas que nos ayudara a repasar todo lo que ya conocemos e, incluso, aprender alguna cosa nueva y hacerlo en FAMILIA (que eso mola mucho más).

Tenemos que pasar casi cuarenta días en casa, sin salir a la calle (seguro que alguno de vosotros tiene unas inmensas ganas de salir a jugar, pero hay que aguantar chicos) y eso me hace pensar en el número 40, en la Biblia y en el tiempo litúrgico en el que nos encontramos. ¿Os acordáis cuál es?

¡¡ESO ES!! La Cuaresma. 👏👏👏👏👏

Sabemos que la cuaresma dura 40 días y que está relacionado con los 40 días que Jesús pasó en el desierto, ayunando y resistiendo las tentaciones del diablo.  Durante los días que dura la cuaresma, nosotros tenemos la oportunidad de ser como Jesús, usando nuestro tiempo para acercarnos a Él y resistir a las tentaciones.

 Y que mejor momento (aunque la situación no sea buena) que nuestra cuarentena coincida con parte de la Cuaresma. Es un buen momento para cambiar aquellas cosas que no hacen feliz a Jesús, para ayudar a nuestros padres, a nuestros hermanos, a hacer nuestras tareas, a hacer todo aquello que nos haga ser y sentir mejores hijos, hermanos y Cristianos. Pero también debemos pensar y mirar por el prójimo, y más en estos momentos.

Si habéis visto las noticias, hay mucha gente aislada que no pueden tener contacto con otras , personas mayores que se encuentran solos en su casa sin compañía, gente que no tiene para comprar comida y teniendo en cuenta que ésta escasea …. A todo esto, podemos encontrarle una solución o por lo menos hacer que sea menos duro para los demás. Entre todos podemos dar ese granito en esta montaña de arena de solidaridad que se está creando, que, aunque parezca muy poco, todo cuenta. Podemos hacer desde preguntar cómo están, hablar cinco minutos con ellos, preguntarles si necesitan algo de comida, de la farmacia, escucharlos, animarles a que aplaudan…. Miles de ideas que, por pequeñas que parezcan, pueden cambiar el día y alegrarles, y como buenos cristianos estaremos ayudando al prójimo.

Desde nuestras casas os animamos a que aprovechéis este momento para hacer cosas que os hagan sentir bien y que puedan ayudar, así como a que en este tiempo os acerquéis un poco más Jesús, a Dios, a rezar un poquito más…

Y recordad:

 

Vuestras catequistas, Sonia y Alba, os enviamos mucha fuerza y mucho ánimo, dentro de poco nos veremos, pero mientras tanto seguiremos juntos y en contacto por aquí.

P.D: cualquier sugerencia es bienvenida.😄